6.11.10

Telar de Contramarcha

Publicado Por EquipoJC on 6.11.10  | Comentarios

La contramarcha es un sistema más completo para la suspensión de los lizos que el que representa un simple telar de polea. El telar de contramarcha tiene una sobreestructura compuesta por dos travesaños que descansan sobre los laterales. Entre los travesaños están situadas palancas balancines en igual número que los lizos previstos para el telar unas y otros están conectados mediante cuerdas. Para conocer la longitud de las cuerdas se fijan primeramente las palancas de la contramarcha en posición vertical con un freno y se ajusta después la altura de los lizos en los portalizos hasta que e ojal central de las mallas se encuentre al mismo nivel que el guiahilo. Entre lizo y cuerda se coloca un gancho regulador con el que se puede subir los lizos cuando se dé el inevitable alargamiento que sufren las cuerdas, sobre todo si son nuevas.
Por debajo de los lizos el telar de contramarcha tiene. Además de las levas corrientes otras más largas unidas a la contramarcha mediante cuerdas que pasan exteriores al telar.

Preparación y montaje de la urdimbre
Es evidente que no hay un único sistema de preparación de la urdimbre y su posterior colocación en el telar hasta que éste está a punto para empezar el tejido. Sin embargo, se ha optado por desarrollar el que presenta a continuación puesto que tanto el orden en que se van realizando cada una de las fases como el desarrollo y sistema que representa cada una de ellas parecen no sólo los más razonables sino también los que ofrecen mejores condiciones para un perfecto montaje de urdimbre y, por consiguiente, mejores resultados en el tejido.

Proyecto
Una vez elegido el tejido a realizar, se anotan todos los datos necesarios en un papel al que denominamos proyecto de tejido.
  • Embobinado: Si el material suministrado viene en madejas es preciso embobinarlo para asi facilitar el urdido.
  • Urdido: Los hilos precisos para una determinada urdimbre deberán ordenarse de forma que, tengan todos las misma longitud lo que se consigue con un urdidor.
  • Distribución del prepeine: La urdimbre se saca del urdidor trenzándola en cadena. Antes de enrollarla en el plegador hay que hacer pasar y distribuir los hilos por un rastrillo o peine (llamado prepeine) para espaciar los hilos hasta alcanzar la anchura adecuada.
  • El enrollado: La urdimbre Se enrolla en el plegador de hilo del telar. Para este proceso se necesita la participación de dos personas. o más si la urdiembre es muy ancha.
  • El remetido por lizos: Los hilos de la urdimbre se pasan por los ojales de las mallas en un orden determinado a fin de alcanzar el ligamento deseado.
  • El remetido por peine: Desde los lizos corren los hilos de urdimbre a través del peine pasando uno o más hilos por los espacios del mismo. En esta operación se consigue la anchura de la urdimbre y la separación deseada entre los hilos.
  • Atado y tensión de la urdimbre: Cuando la urdimbre se haya remetido por los lizos y el peine se anudaran los hilos al palo atador quedando así tensados.
  • La armadura: Este montaje comprende dos fases: la suspensión de los lizos. Según el tipo de telar, y la conexión de los lizos con los pedales.
Proyecto del tejido
Se denomina proyecto al conjunto de anotaciones que sostiene los datos referentes a cada tejido. La forma de redactar el proceso no importa demasiado pero en todo caso, debe incluir los títulos necesarios para las anotaciones siguiendo un orden lógico En los distintos títulos del proyecto se indican datos como los siguientes:
  • Artículo: Se especifica el o los tejidos proyectados
  • Ligamento o técnica: En este apartado se anota el nombre del ligamento o la técnica que vaya a utilizarse y puede añadirse el número de lizos y pedales que requiere el tejido.
  • Urdimbre y trama: Debe constar la clase de material, indicando su numeración y los metros que entran en un kilo, esto último para facilitar el cálculo de consumo de material.
  • Peine: Se anota la densidad del peine, expresado en palletas por centímetro. Además consta del número de hilos que ha de pasar por las mallas y por los espacios entre las palletas en el peine expresado en hilos/pall.
  • Orillos: Los bordes de un tejido, llamados orillas u orillos, se refuerzan con un mayor número de hilos.
  • Ancho de tejido: En este apartado se anota el ancho proyectado para el tejido.
  • Ancho de peine: Es la anchura que debe tener la urdimbre en el peine, tomando en cuenta que el tejido tiende a encoger.
  • Número de hilos: El número de hilos para la urdimbre se consigue de la forma siguiente: se multiplican los centímetros del ancho de la urdimbre en el peine por el número de hilos por centímetro = pall/cm x hilos/pall) y se añade a la suma el número de hilos extras para los orillos.
Longitud de la urdimbre
La longitud de la urdimbre se calcula a base de la longitud total de los tejidos proyectados incluidos dobladillos u otros acabados A la longitud de¡ tejido hay que añadir un 10% debido al encogimiento je la urdimbre originada por la trama. Añadimos además 50 cm para el final de la urdimbre que no pueda ser tejida y 10 cm para el anudado de la urdimbre.

Orden de urdir
Cuando la urdimbre se compone de varios colores se hace necesaria una representación de¡ número de hilos que habrá que urdir de cada color.
Esta representación que llamamos orden de urdir puede disponerse según uno u otro de los dos sistemas que constan en nuestro modelo. El número de hilos de cada color se calcula en base al número de hilos por centímetro y el ancho que se quiere dar a cada color.

Representación gráfica
En el proyecto además de los datos indicados habrá una representación gráfica. en papel cuadriculado. de los lizos, pedales y conexión entre ambos.

Cálculo de consumo de material
Es aconsejable completar el proyecto con un cálculo del material necesario para la urdimbre y para la trama.

El urdidor y la urdimbre
Es la cantidad de hilos y la longitud de los mismos lo que determinará la urdimbre El urdidor es el aparato donde se ordenan los hilos de la urdimbre que una vez terminada se saca en forma de trenza Existen diversos tipos de urdidores que se dividen principalmente en dos clases:  Urdidor de tambor y el urdidor de marco.
  • Urdidor de tambor
    El urdidor de tambor consta de dos bastidores cruzando sus respectivos planos en un centro que forma el eje vertical. En la parte inferior del urdidor se coloca un travesaño -percha de la cruz- provisto de tres clavijas entre las que pasarán los hilos formando en su ¡da y vuelta un entrecruzamiento de los hilos. Cada listón vertical lleva varios agujeros para colocar una clavija de hierro o madera, llamado palo fijador. El recorrido de los hilos que formarán la urdimbre será entre la percha de la cruz y el palo fijador.
    El tamaño del urdidor se expresa por su perímetro. El urdidor más corriente tiene una distancia de 75 cm entre los listones verticales y el perímetro es por tanto de 3 m. La altura de un urdidor de estas características es de aproximadamente 2 m y se puede enrollar sin dificultad hasta doce vueltas y conseguir una urdimbre de 40 m de longitud.
    En un urdidor de 2 m de perímetro y 120 cm de altura se pueden enrollar como máximo 5 vueltas, lo que supone una urdimbre de 10 m. Si la urdimbre fuera ancha las vueltas quedarían muy juntas, por lo que es preferible repartir la urdimbre haciendo dos o más cadenas.
  • Urdidor de marco
    El urdidor de marco puede ser construido bien como indica su nombre en forma de marco o bien se compone de dos montantes que se colocan verticalmente. Tanto el uno como el otro soportan un cierto número de clavijas de madera, regularmente espaciadas y situadas en líneas verticales, Mientras que el urdidor construido en forma de marco tiene que ser colocado y fijado en la pared, los montantes del otro modelo pueden acoplarse al telar o adosarse a la pared.
    El espacio entre las clavijas de un lado y otro es la medida que sirve de unidad para determinar el recorrido total de la urdimbre, siendo preferible que no sobrepase los 130 cm y como máximo los 150 cm, para que la portada de los hilos no se afloje en el transcurso del urdido. La formación de la cruz puede realizarse entre las clavijas laterales o bien entre unas clavijas suplementarias destinadas a ello. El proceso de urdir es similar en el urdidor de tambor y en el de marco. La diferencia principal reside en que el urdidor de tambor es giratorio y la urdimbre se va formando dando vueltas al urdidor, mientras que en el urdidor de marco es preciso llevar los hilos entre las clavijas de un lado a otro El urdidor de tambor resulta así más cómodo y rápido, lo cual compensa sobradamente el hecho de que ocupe más espacio que el urdidor de marco. El urdidor de tambor suele además suele ser plegable de moclo que puede guardarse fácilmente cuardo no se utiliza.
Generalidades acerca de diferentes urdimbres
Normalmente se puede urdir y preparar la urdimbre en una sola trenza. Sin embargo, es aconsejable repartir la urdimbre en dos o más trenzas cuando es muy ancha o compuesta de distintos materiales.
  • Urdimbres anchas
    Como regla general se divide la urdimbre en varias trenzas cuando la anchura sobrepasa 1 m.
  • Urdimbres de diferentes materiales
    A veces se mezclan hilos de diferente grosor y calidad en una misma urdimbre para lograr un efecto especial en el tejido. En este caso hay calcular el número de hilos de cada material y urdir cada uno por separado teniendo en cuenta la diferente elasticidad de un materia y otro.
  • Urdimbre para tejido doble
    Igualmente se prepara una urdimbre de cada material para tejidos de doble urdimbre cuando las capas son de calidades diferentes, pero si se componen del mismo material se preparan en una sola urdiembre.
  • Urdimbres de varios colores
    Lar urdimbre compuesta por varios colores se realiza en forma corriente sólo hay que tener en cuenta el orden de urdir y cambio de los colores según su representación en el dibujo. Cuando la urdimbre ha sido preparada en dos o más trenzas por motivo de anchura o diferencia de calidad, se unirán las trenzas antes de enrollar la urdimbre en el telar. Esta unión se realiza en la distribución de la urdimbre en el prepeine.
El proceso de urdir
Independientemente de que se utilice un urdidor de tambor o un urdidor de marco hay que atender a los mismos factores, por lo tanto las
siguientes instrucciones sirven para ambos con unas pequeñas diferencias.
Antes de iniciarse el urdido hay que consultar el proyecto del que obtenemos la longitud de la urdimbre, el número de hilos y el número de bobinas con que debe efectuarse el Urdido.
Materiales como algodón y lana pueden ser urdidos con cuatro hilos bobinas, pero si es lino no es aconsejable urdir con más de dos por ser éste un material resbaladizo y difícil de tensar de forma regular. En algunos casos puede resultar práctico urdir con tres bobinas debido al número en que se reparten los hilos por cambio de color o a que el remetido esté ordenado en grupos de tres o seis hilos.

El número de portadas
En base al número de bobinas proyectadas para la realización de la urdimbre se calcula el número de portadas Una portada contiene tantos hilos como el número de bobinas con que se efectúa el urdido. Ejemplo: Si el proyecto indica que la urdimbre tendrá 240 hilos, resultaría un número de 60 portadas al urdir con 4 bobinas (240:4 = 60), o bien habrá que urdir 120 portadas si se usan sólo dos bobinas.

Colocación de las bobinas
Si el material está preparado en las bobinas de madera el embobinado del material de urdiembre, se colocan éstas en el suelo con la parte más estrecha hacia arriba para facilitar la salida del hilo. Otras bobinas, como conos o las llamadas bobinas cruzadas, se colocan en un portabobinas o en una tabla provista de clavos de unos 10 cm de longitud para que se mantengan.
Guiahilos
Sobre las bobinas se pone siempre un guiahilos, Éste se puede construir con un listón de madera en el que se atornillan cáncamos o colocando algunos aros de cortina -uno para cada bobina- en una cuerda que penderá sobre las bobinas. Se ha de pasar cada uno de los hilos por un cáncamo o aro observando que los hilos se desenrollen de las bobinas en el mismo sentido y que el hilo corra verticalmente desde la bobina hasta el guiahilo.
Urdido en urdidor de marco
Previamente al urdido hay que calcular el número de portadas, colocar las bobinas y pasar los hilos por los aros de un auiahilos igual que se ha descrito para el urdidor de tambor.
El recorrido de la urdimbre en el urdidor de marco será entre las clavijas de un lado y otro, Para conocer cuántas idas y vueltas habrá que hacer, se divide la longitud proyectada para la urdimbre medida del espacio existente entre los laterales.
Ejemplo. Si los laterales están espaciados 120 cm, y la longitud de la urdimbre debe ser 8.5, se divide 850 cm entre 120 cm (850/120 = 7), De las 7 vueltas que los hilos realizarán resultará una urdimbre de 8.40 m. A esto se suman aproximadamente 30 cm que nos da la cruz, con lo que tendremos una urdimbre de 8,70 m.
También pueden calcularse las vueltas de la urdimbre mediante un hilo o cordón cortado en la medida de la urdimbre, más 10 cm para atados. Anudado este hilo en una clavija, se le pasa de un lado a otro en el urdidor Obsérvese que a partir del final del hilo habrá por lo menos dos clavijas libres para la futura formación de la cruz. El hilo que servirá de medida y guía del trayecto de la urdimbre debe ser de color distinto para distinguirse de ésta. pues se le conservará en el urdidor como señal en caso de que la urdimbre sea repartida en varias trenzas.

El urdido
Anudados los hilos que vienen de las bobinas y colocados en una clavija del urdidor, puede empezarse el urdido. Se llevan los hilos, bien sujetos entre los dedos, de un lado a otro en el número de vueltas antes calculado. Cuando la urdimbre haya alcanzado su longitud se formará la cruz. Estudiemos para ello la figura
siguiente:
Veamos que los hilos van en forma de S entre las dos clavijas (numeradas 1 y 2) y que vuelven entre éstas en forma opuesta.
Formada la cruz, retroceden los hilos por el mismo camino de los anteriores y al llegar a la clavija final se han urdido dos portadas. Al continuar el urdido se ha de procurar que se efectúe con una tensión regular.
Mejor que ir de un lado a otro con los hilos es situarse bien, en el centro, entre los dos laterales, y hacer llegar los hilos de uno a otro extremo Con un movimiento rítmico de brazo. Si el espacio existente entre los laterales es muy largo, se aflojan los hilos en su transcurso, siendo preferible que la distancia no sobrepase 1.30 m. En cuanto al recuento de los hilos y cambios de colores se efectúan de la misma manera que se ha descrito para el urdidor de tambor. Igualmente nos remitimos a las instrucciones anteriores para los atados de la urdimbre y la realización de la cadena o trenza.

Colocación del peine en el batán
Se situa la urdimbre en la parte anterior del telar de forma de que la cadena quede sobre el antepecho. En esta operación debe tenerse sumo cuidado en que las varillas de la cruz no resbalen de la urdimbre.
Levantando la parte superior del batán, se hace pasar el palo, que contiene las vias de la urdiembre, dejandolo caer detrás del batán, El peine se bloquea entre las ranuras del batán, para lo que se debe coger el peine por los extremos a fin de no piliarse las manos con el batán, La urdimbre debe quedar centrada en el batán, para ello se mide la distancia existente entre cada extremo del batán y la urdimbre hasta igualar, la longitud en ambos lados.
Paso del palo atador
Las vías de la urdimbre se trasladan al palo atador, que esta unido con cuerdas al plegador de hilo. Para hacerlo sin dificultad, la urdiembre debe estar lisa y ordenada Si el nudo que cierra la cadena de urdimbre impide que esta pueda extenderse, se deshace el nudo Los hilos se desenredan con una leve sacudida y golpeando ligeramente los hilos con la palma de la mano. El ayudante, si lo hubiera, mantendrá tensa la urdimbre o bien se ala la trenza alrededor del antepecho con un cordón.
Para facilitar la operación, si ésta la realiza una sola persona, se apoya el palo que contiene el final de la urdiembre entre dos listones colocados entre el guiahilo y el guíatela, o bien, si los laterales del telar tienen en el centro un soporte vertical, se apoya el palo entre éstos que como recomendación, en la distribución del prepeine, el palo debe tener una longitud que sobrepase el ancho del telar.
El procedimiento siguiente prosigue de soltar el freno del volante del plegador de hilo para estirar con el palo atador las lazadas o bucles de la cuerda en toda su longitud, pasándolas por encima del guiahilo. Se estudian las posiciones de las lazadas que forma la cuerda de manera que al estirarlas, sigan una trayectoria recta y se separan un poco los hilos de la urdimbre en los puntos que corresponden al lugar de la cuerda. El palo atador se pasa por la urdimbre a la vez que se colocan, las vueltas de la cuerda en los espacios marcados.
El otro palo, el del prepeine permanece en la urdimbre y se desliza hacia el peine para utilizarlo en el traslado de la cruz.
Traslado de la cruz
Para conservar el encruzamiento de los hilos hay que dejar las varillas de la cruz en la urdimbre durante todo el enrollado, lo que, por otra parte, facilita la localización de los hilos que pudieran romperse y su reinserción en la portada correspondiente. Pero las varillas de cruz, que ahora se encuentran delante del batán, hay que trasladarlas detrás del peine. Esta operación se realiza de la forma siguiente:
  1. Se mantiene la urdimbre bien tensa  de forma que la superficie quede totalmente plana. Se sueltan los cordones que atan los extremos de las varillas de cruz.
  2. Se pone de canto la varilla más próxima al peine y se la acerca a éste. Cuando se haya comprobado que las dos capas, a ambos lados del peine, coinciden.
  3. Se puede sacar la varilla de la cruz porque detrás del peine se encuentra el palo del prepeine.
  4. Se corre ahora la segunda varilla hacia el peine y se coloca de canto.
  5. Tirando suavemente del batán hacia el antepecho se consigue que la cruz de urdimbre aparezca detrás del peine. Se introduce la varilla que se sacó anteriormente en esta nueva apertura.
  6. Finalmente se saca la varilla que permanecía delante del batán y se introduce junto al palo. Sustituido éste por la varilla. se retira de la urdimbre, Se anudan inmediatamente entre si las varillas de la cruz dejando entre ellas un espacio de dos a cuatro centímetros aproximadamente.
 Posibles errores
El traslado de la cruz puede parecer un poco complejo, sobre todo para el principiante no obstante suele realizarse sin dificultad siempre y cuando las capas de urdiembre se separen en caladas limpias y libres de obstáculos. Los posibles errores en la calada podrán ser de mayor o menor importancia. Por ejemplo, el que alguna portada quede fuera de las varillas de la cruz se considerará de poca importancia, al igual que el que dos portadas de hilos vayan juntas sobre las varillas, en un mismo sentido porque al fin y al cabo, la función de la cruz no es otra que mantener los hilos de urdimbre en orden, y estos errores pueden corregirse posteriormente en la fase del remetido por lizos.

El enrollado
Llegada esta fase, precisamos la colaboración de otra persona, pues en el enrollado participan dos o más. Mientras una efectúa el enrollado propiamente dicho, la otra mantiene tensa la urdimbre. Previamente, es preciso ajustar la cuerda hasta que las lazadas tengan idéntica longitud.
Se Puede mantener la urdimbre bien detrás, bien delante del telar.
En el primer caso, después de sacar algunos eslabones de la cadena, se deja caer, la urdimbre sobre el antepecho para hacerla salir por encima del guíatela y recogerla finalmente por debajo del plegador de urdimbre (en la parte posterior del telar).
Si la urdimbre se mantiene delante del telar, se pasa sobre el antepecho y continúa por encima del guiatela dándole la vuelta para salir finalmente por debajo de éste. Este sistema facilita la tensión de la urdimbre al pasar ésta por más puntos, pero el primer sistema sigue siendo el más utilizado. En ambos casos la persona que tensa la urdimbre debe echarse lo más hacia atrás posible (puede hacerlo sentado en una silla o en el suelo apoyando los pies en el telar para hacer palanca).
Al iniciar el enrollado, se sueltan los anudados de la cadena que impidan que la urdimbre se extienda en todo su ancho. Los hilos de la urdimbre pueden parecernos muy enredados pero suelen ordenarse golpeándolos ligeramente con la palma de la mano.
Se coge fuertemente la urdimbre con una mano mientras los dedos de la otra separan la urdimbre. La urdimbre nunca debe deslizarse entre las manos, sino que avanzan éstas con la urdimbre tanto como sea posible y se detiene el enrollado cuando se precise agarrar la urdimbre más atrás. Debe observarse en cada nueva etapa, tanto por encima como por debajo de la urdimbre, no queden hilos flojos ni sueltos si los hubiera, no deben tensarse por separado estos hilos flojos, pues se alargarían más y mas y se enredaría aún más la urdimbre, sino que, por el contrario, deben recogerse tales hilos junto a los demás o bien tensar la urdimbre separada en grupos que se unirán una vez ordenados. Sólo cuando resulta ineficaz el método indicado se peina con suavidad la urdiembre en grupos, con un cepillo, esto es aconsejable tan sólo en casos extremos, pues si bien es cierto que ayuda a ordenar los hilos también lo es que quedarán más desordenados a partir del punto en que la urdimbre se cierra con la mano, siendo necesario repetir la operación una y otra vez a lo largo de todo el enrollado. Lo más importante en el enrollado es mantener la urdimbre tensada de forma continua y regular, la mayoria de las urdimbres se tensan al máximo, especialmente las de lino. Las urdimbres de menos de 1 m de anchura puede manejarlas bien una sola persona, pero si la anchura sobrepasa esta medida se divide la urdimbre por el número de personas.
Anudado de la urdimbre
Colocación de los lisos Antes de anudar y tensar la urdimbre se colocan los lizos en el lugar exacto que les corresponde al tejer.
En el telar de contramarcha se cogen los lizos uno a uno y se enlazan a sus respectivas cuerdas que cuelgan de la estructura de la contramarcha.
Las palancas de la contramarcha han de estar en su posición de descanso con el freno introducido a través de ellas.
En un telar de poleas hay que trasladar todo el conjunto de lizos con el travesaño. En esto hay que tener mucho cuidado y vigilar que los lizos no salgan de los portalizos donde deben ser bien colocados.Una vez llevados los lizos a su sitio se comprueba su nivel. La altura correcta es aquella en que los hilos de urdimbre pasan en línea recta entre el guiahilo y el ojal central de la malla.
En un telar de poleas siguen los lizos descansando en los portalizos y hay que comprobar que ambos estén en el mismo nivel.
En la figura anterior muestra el modo de medir la altura de los portalizos con una cinta métrica. En el telar de contramarcha se ajustan las cuerdas de ésta hasta que los lizos se encuentren en posición totalmente horizontal y todos tengan el mismo nivel entre sí.

El anudado
Cuando el peine está situado en el batán, la urdimbre bien centrada y nivelados los lizos, se procede a tensar y anudar la urdimbre en el palo atador del plegador de tela.
El palo atador está unido al plegador de tela mediante una cuerda del mismo modo que el atador del plegador de hilo.
Se coge el palo con la cuerda se pasa por encima del guiatela y se continúa por debajo del antepecho para salir por encima de éste, sobrepasándolo.
Compruébese que las vueltas de la cuerda están bien situadas en el palo, con la misma distancia que la habida entre los agujeros en el plegador, o bien, en el centro entre éstos, dependiendo ello del sistema seguido al colocar la cuerda. Los volantes deber estar frenados.
El atado de la urdimbre debe hacerse con esmero y los nudos han de hacerse repetidas veces, si se precisa, hasta conseguir una tensión igual. El efecto de un atado irregular sería la apreciación de ondulaciones en el tejido.
Una porción de hilos apropiada para anudar mide dos o tres centímetros en el peine. Independientemente de que vengan los hilos muy espaciados. El atado empieza con un nudo en el centro y otro en cada extremo, con ellos se mantendrá el atador en alto y así se podrá ajustar la cuerda hasta que la distancia entre palo y antepecho coincida en todo el ancho. Se sigue el atado de la urdimbre con grupos a derecha e izquierda del nudo central, alternativamente, hasta alcanzar los extremos.
Los hilos se desenredan con un cepillo suave, asegurándose de que se ordenen y tensen todos los hilos que contenga el grupo.

Tipos de Telares
EL telar es una máquina manual utilizada para la confección de telas en donde interactúan 2 direcciones de hilos, uno vertical (urdimbre) y otro horizontal (trama). Este tipo de telar de estudio también llamado Telar María, se caracteriza por tener en sus rodillos dientes en donde atamos los hilos de urdimbre. Otra variedad de telar de estudio es el telar sureño que se diferencia por la forma de atar los hilos a los rodillos que es a través de una varilla en vez de dientes En el telar, a diferencia de las 2 agujas o el crochet no necesita de agujas sino que tiene el peine que consta de ranuras y orificios por el cual se enhebran los hilos que previamente cortamos, los cuales se llaman URDIMBRE (hilos verticales), luego tejemos la TRAMA (hilos horizontales) con la lana envuelta en navetas (accesorio de madera).

0 comentarios:

© 2013 Telares Cachicadán. JC Cachicadán Cachicadán
Cachicadán.Blogger.
back to top