4.9.10

Telar Calchaqui

Publicado Por EquipoJC on 4.9.10  | Comentarios

Este simple telar vertical es originario de Tucumán, y se lo conoce como Telar Calchaquí. Es muy sencillo y útil para trabajar tejidos rectos y largos, lográndose una trama semielástica, muy parecida al “punto inglés” que se hace con 2 agujas, y queda muy bien en bufandas, cuellos volcados, chalinas, etc.
Es pequeño y muy fácil de aprender a utilizar, y hasta puede ser usado por niños.
Materiales: Maderas, clavos, agujas de crochet

Armado del telar
Este telar consiste en dos maderas de 35 cm. de largo por 4 cm. de altura y por 1 cm. de ancho, unidas entre sí en los extremos por dos maderitas de 5cm. de largo por 4 cm. de alto y 2 cm. de ancho, que van en la parte interior de los extremos, conformando un rectángulo de 35 cm. de largo total.
Estas maderas se unen con clavos en los costados, quedando un espacio de 25 cm. por 2 cm.de ancho en el interior, que será el espacio del tejido.
Un vez confeccionado el rectángulo, se hacen marcas sobre los lados libres de las largas, con una regla, a 1 cm. de distancia cada una, en los 25 cm. que quedan sobre el espacio, en ambas maderas, para colocar los clavos. Comience haciendo 25 marcas en la primera madera y luego comience a marcar en la segunda a mitad del espacio de la de enfrente, de manera que quedarán 24 marcas en la segunda.
Los clavos deben ser de 1,5 cm. o más, sin cabeza o con una muy pequeña, y se colocan dejando 1 cm. sobresaliendo, para enganchar la lana.
Puede utilizarse cualquier tipo de madera, pero no recomiendo fibrofácil o aglomerados porque los clavos se sueltan al tensionarlos. Si la madera fuera muy áspera o astillosa, líjela previamente para proteger sus manos y evitar que se enganche la lana. También se puede barnizar o pintar.

El Tejido
Para usar este telar, las indígenas sólo utilizaban sus hábiles dedos. Actualmente es más fácil hacerlo con una aguja de crochet, que se elegirá adecuada al grosor de la lana a tejer.
Estas bufandas quedan muy suaves y “esponjosas” con lanas finas y semigruesas, y se hace más fácil trabajar con ellas, pero también pueden utilizarse las gruesas.
Se comienza haciendo una orejita de lana con un nudito y se engancha sobre el primer clavo de la izquierda (siempre nos referimos a SU izquierda o derecha, la del tejedor). Luego viene el enhebrado, que repetirá todas las vueltas.

Enhebrado: Consiste en enganchar la lana en cada clavo alternando uno y otro lado y dando una vueltita en S sobre el clavo, de la siguiente forma:
No debe apretarse demasiado pero sí debe quedar tenso.
En la primera vuelta únicamente, al llegar al último clavo de su derecha, se repite el enhebrado de derecha a izquierda, volviendo con la misma figura sobre cada clavo.

De ésta manera, le quedarán 2 orejitas de lana sobre cada clavo.
Entonces, con la aguja de crochet, se toma la orejita inferior y se desplaza fuera del clavo, por sobre la superior. Este procedimiento se repite en cada clavo de las 2 hileras y así queda formada (en el centro del tejido), la primera vuelta.
Trate de hacerlo con paciencia en las primeras vueltas, que van cayendo por el espacio de tejido entre las maderas, hasta que pueda tironearlo desde abajo y verá como empieza a crecer rápidamente.

2da. Vuelta y posteriores
Con el hilo suelto de lana que está a su izquierda, se realiza nuevamente el enhebrado sobre cada clavo, de izquierda a derecha. Como ya tenemos 2 orejitas en cada clavo, con la aguja de crochet se sueltan las de abajo sobre las de arriba una por una y tenemos una nueva vuelta. En la siguiente, el enhebrado será de derecha a izquierda y el procedimiento se repite tantas veces como quiera.
Las indígenas se sentaban y colocaban este telar entre sus rodillas, y el tejido cae el piso. Se puede colocar también sobre la falda o sobre una mesa para trabajar con comodidad.

Terminaciones y consejos
Con el uso, verá que puede variarse el espacio entre clavos y el espacio entre las maderas largas para hacer prendas más apretadas o tejidos más sueltos.

El ancho de 25 cm. del tejido también puede variarse a voluntad, de acuerdo a lo que va a tejer. También puede hacer un telar más largo y utilizar sólo los clavos del tamaño que necesite, aunque no es recomendable hacerlo muy largo porque pierde comodidad en el uso.
Para cambiar de lana, simplemente ate las lanas al comenzar cada vuelta, si quiere que hacer rayas, o en cualquier clavo, si quiere hacer combinaciones diferentes. También se pueden hacer las “vainillas” que se usan mucho actualmente en las bufandas, agregando una reglita al costado del telar para alargar el dibujo cuando lo enhebra.
Para la terminación, recomiendo hacer un punto medio de crochet en cada clavo y luego sacarlo simplemente del telar. Si va a hacer flecos, pueden hacerse antes de sacar los puntos de los clavos y éstos terminan la última vuelta.
También queda muy bien colocar los flecos en cada clavo y, antes de sacarlos del telar, hacer unos nudos macramé o unas trencitas con los flecos y luego retirarlos completamente de los clavos-

Etiqueta :

0 comentarios:

© 2013 Telares Cachicadán. JC Cachicadán Cachicadán
Cachicadán.Blogger.
back to top